Jornada 2

Trrrrrrrrrrrrepidante segunda jornada en el José Barnés Arena, en el cual se han vuelto a enfrentar los equipos rojo y blanco en una encarnizada batalla por alzarse con la victoria.
Por motivos agenos a nuestra empresa, no pudimos recoger documentos gráficos del partido pues las medidas de seguridad establecidas no nos permitieron introducir las cámaras.
Pero sí que pudimos recoger el cartel publicitario del encuentro:



No obstante sí que pudimos acudir a un escalofriante encuentro que terminó con el justo resultado de 8-8. Un empate que refleja la igualdad entre ambos equipos.
Los conjuntos fueron los siguientes:



El partido comenzó con, como nota predominante la igualdad, en la portería del equipo rojo la bestia Juanma aguardaba su oportunidad mientras tímidamente el equipo blanco asediaba la portería rival.
El primer gol no se hizo tardar y el equipo blanco marcó estableciendo el 1-0 en el marcador. Ventaja que duraría minutos ya que el equipo rojo en un gran contragolpe y volviendo loca a la defensa blanca, marcaba en la portería defendida por Alfonso.
Este trepidante comienzo sentaría las pautas de todo el encuentro. Pese a que el equipo blanco tomó la iniciativa en el primer gol y mantenía un buen control de los ataques, el equipo rojo mordía cual serpiente cascabel, poniéndose por delante en el marcador otra vez.
El caos cayó en el equipo blanco, la defensa se deshizo, los venenosos ataques se transformaron en caramelo para niños, y el equipo rojo apretaba, comandados por la bestia Juanma, pero sin lograr obtener su premio ya que un gran Alfonso, cual gladiadior, defendía a muerte su posición impidiendo una y otra vez que el balón traspasara la línea de gol.
Cuanto más fuerte estaba el equipo rojo, marcó el equipo blanco en una jugada de contra ataque dejando claro que aún seguían en el partido.
Así fue la tónica general del encuentro, en el que nunca hubo más de dos goles de diferencia entre ambos equipos. El equipo rojo llegó a ponerse 2-4 pero un gran ángel levantó la moral de su equipo, junto con Pablo (sustituto andrés) que realizó un expléndido partido, lo que propició que el equipo blanco hiciera un parcial de 4-0 poniéndose por delante en el marcador.
Con este resultado vinieron los momentos de más tensión, el equipo rojo asediaba, maxacaba la defensa del equipo blanco que cual gato panza arriba se defendía con uñas y dientes. Javi y Antonio, como brillantes arqueros metían una y otra vez balones envenenados a la defensa. Antonio muy técnico conseguía descolocar una y otra vez a sus marcadores, mientras Javi ratificó que (los antidepresivos que se toma para no sentirse bajo de moral surten su efecto) la jugada 3-21 está viva en el pues consiguió un par de golazos vitales para su equipo.
Por otro lado los gemelos Pablo, atacaban cadao uno por su banda con gran tesón, no fue por desgracia el día de ninguno de los dos, pero se vio que un ataque suyo puede
ser mortal si te despistas.
El pitido final acabó con la encarnizada batalla, zanjándose con un justo 8-8 y dando respiro a la mayoría de jugadores que acusaron el cansancio de los primeros partidos de temporada.

Factores clave
- El cansancio aunque en menor medida que en la jornada anterior.
- La potencia de Juanma, aun sigue siendo imparable cuando se desata.
- Los fallos defensivos siguen costando caros para uno u otro bando.
- Desmarques, muchos goles vinieron por parte de brillantes desmarques, fue el día de los delanteros.
- El portero, salvó más goles de los que parecen, sensacional en algunas paradas.

2 comentarios:

Pablo dijo...

¿6-6?
Recuerdo que Javi me preguntó, ¿cómo vamos?, ¿8-8?
Pues eso más o menos, supongo...

Anónimo dijo...

Pido disculpas a mi equipo, dos o tres goles fueron fallos clamorosos míos y fallé la última contra, el pase a Angel no fue bueno, éramos tres contra uno. Te vas a casa jodido.

Hay días que las piernas no me responden aunque de fondo estoy a tope. El problema es que cada vez sucede más a menudo. Quizá 47 años tengan la culpa.

Pedro, buena crónica y tu amigo muy majo.

A esperar al próximo.